Este disco es uno de mis favoritos, ya que posee un sonido único que hace que uno se transporte a los lugares descritos por estas canciones únicas. Este long play se hizo en el año 1974 bajo el sello “Palacio” y es el primero de varios discos dedicados a este género musical que hizo este gran cantante. Esta es la primera edición ya que luego se saco este mismo disco como obsequio para los clientes de la entidad bancaria que lo anunciaba (Banco Unión). La letra y música de estas composiciones además de ser algunas de Simón Díaz, incluyen a Sánchez Azopardo, a Alberto Arvelo Torrealba, Jose Salazar y el Gran Aquiles Nazoa.

Simón Díaz nace en Barbacoas, pueblo ubicado al sur del estado Aragua, desde pequeño se radica en San Juan de los Morros donde hace de todo, desde repartidor hasta atrilero y probador de micrófonos para una orquesta de baile, en la cual llego a cantar ya que tenia inclinaciones musicales desde muy joven. Luego al cumplir los 20 se va a Caracas donde estudia en la Escuela Superior de Música, bajo la dirección del maestro Vicente Emilio Sojo, donde adquirió conocimientos que le sirvieron para la creación de sus magnificas composiciones. Para nuestros amigos internacionales aquí les coloco un extracto de la definición de lo que es la “Tonada”.

“Las tonadas son cantos de trabajo que acompañan a diversas faenas como el ordeño, la labranza, el arreo, la caza, la pesca, la trilla, la molienda de maíz, la cosecha y el necesario descanso del hombre de su mundana existencia…”

“De acuerdo con Luis Felipe Ramón y Rivera, las tonadas son cantos utilitarios que se caracterizan por su sistema monódico, en el cual se establece claramente la armonía por notas largas de seis, ocho o más tiempos moderados que encierran las cadencias.

Estos cantos son mesurables e intercalan gritos y jipíos de acuerdo con la necesidad de la labor, según se trate del ordeño o del arreo, por ejemplo: ajila, ajila novillo, por la huella del cabrestero, jo, jooo, jojojoooo” (canto de Simón)”.

En cuanto a las escalas a que se ajustan estas melodías, varían entre sí, de acuerdo con el tipo de música regional. Así, un canto del Táchira para recoger café difiere mucho de un canto llanero para el arreo. Pero en general, todos muestran un carácter antiguo”

Aquí les coloco la reseña de dos de las canciones de este disco, cómo fueron creadas estas canciones narradas por el propio Simón Díaz.

TONADA DEL CABRESTRERO

“Esta tonada se nutre de la faena del canto de ordeño y del canto de arreo de ganado. A mediados de los años 50 yo me entero que la tonada estaba peligrosamente amenazada a desaparecer, por cuanto para esa época, Venezuela con sumía aproximadamente 4 millones de litros de leche diarios, bien en el cafecito con leche, el arroz con leche, la leche pa’los muchachos, la leche pa’los viejitos, la industria láctea, el queso, etc. Y solamente producíamos 2 millones, nos faltaban 2 millones de litros, entonces para cubrir nuestro consumo ¿Qué haríamos?. Teníamos que producir otros 2 millones más diariamente. La idea era mecanizar las fincas lecheras porque ordeñando a mano no íbamos nunca a lograr aumentar la productividad que deseábamos y cuando ya tuviéramos todas las fincas lecheras mecanizadas, entonces no iba a haber hombrecito que se levantara a las cuatro de la mañana a ordeñar una cuenta de vacas y como el ordeño y el arreo son la materia de donde se nutre la tonada, yo me dije, no vamos a tener tonada llanera. Y por eso fue que me dediqué a buscarla y componerla para ayudar y dejarle un aire musical a Venezuela. Que para entonces no tenía bien definido. Hoy día, podemos asegurar que en el repertorio de los mejores cantantes estará un aire musical netamente venezolano: la tonada llanera.

EL ALCARAVAN

Existe una leyenda en los pueblos llaneros que cuando pasa un Alcaraván cantando, por arriba de una casa, se dice que hay una mujer en estado. Una vez pasó un Alcaraván por una casa donde había cinco muchachas casaderas, cada cual más bonita, entonces la vieja dijo:

“¿Ay caracha!, a quien de las muchachas me le prendería la roncha”

Las metió en un cuarto para emplazarlas, y para preguntarle quien de ellas era la que había salido en estado.

En la puerta del cuarto había un perro viejo, echado, que también había escuchado, a lo mejor, al Alcaraván cuando pasó y el perro pensaría:

“Aquí se va a formar un ataja-perro, y a mi no me gustan las peleas, yo mejor me salgo de aquí”

Y salió para allá.

Comienza la discusión dentro del cuarto: “Que si fuiste tu, que si yo, que si no, que si tu, que si yo, que si no, que si tu”. Hasta que una de ellas le dice a la mamá:

Mira mamá, vamos a dejarnos de zoquetadas, fue Rosa

Y Rosa asustada dijo:

¿Y por qué tu dices que fui yo?

Por que a ti fue que te vieron que llevabas cafecito al Morichal

Bueno, pero que tiene de malo que yo le lleve café a Pedro

¿Ah, caray!, porque Pedro, esa tarde te rompió las espigas, y estuvo contigo

¿Y cómo lo sabes tú?

Bueno, por que esa noche la luna se puso más clara, más bonita. Más diáfana, más hermosa…

La luna se puede poner como le dé la gana, que tu no tienes por que…

¿Ah caracha chica!, Todas sabemos que fuiste tu, porque hasta Pedro se asusta cuando pasa el Alcaraván.

Y como siempre digo: disfrutenlo !

Texto: ROBERT LESPINASSE A.

Digitalización: MIGUEL ACOSTA. (MIGUELANGELUZ)